Indicadores Económicos:
  • Dólar TRM:    $ 3,416.21     —     Euro:    $4,181.96     —     Bolivar:    $0.00     —     Café lb. (May 2019) :    US$1.1135     —     U.V.R.:    $275.7147     —     DTF:    4.53%     —     Petróleo WTI:    US$39.75     —     Usura:    27.18%     —     COLCAP:    1,528.09     —     IBR:    %     —     Inflación (Nov-2020) :    -0.15%

Seguridad energética: Concepto fundamental en el ámbito de la política energética y la planificación estratégica

En las últimas décadas, la seguridad energética ha sido un tema de creciente importancia en la agenda de los gobiernos y las organizaciones internacionales, ya que el suministro de energía es fundamental para el funcionamiento de las economías modernas y el bienestar de las sociedades. Sin embargo, en este contexto de mercados globalizados y una aparente abundancia de recursos energéticos, la atención sobre la seguridad energética ha disminuido, ya que muchos países se han sentido relativamente seguros en cuanto a la disponibilidad de energía (1).

Si bien la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 no inició la actual crisis de suministro de energía, llamó la atención sobre problemas actuales. La actual crisis de suministro de energía comenzó en el verano de 2021, cuando la recuperación económica que llegó con el fin de los confinamientos por el COVID-19 impulsó el consumo mundial de energía (2).

Los precios de la energía aumentaron a medida que la demanda superó la oferta en la segunda mitad de 2021 en los mercados del petróleo, el gas natural y el carbón. El gobierno estadounidense anunció la primera liberación de su reserva estratégica de petróleo en noviembre de 2021, tres meses antes de la invasión de Ucrania. Ahora está claro que la "subinversión preventiva" limitó el desarrollo de suficientes nuevos recursos de petróleo y gas (3).

Los desarrollos de políticas en 2022 y 2023 relacionados con la transición a fuentes de energía renovables y minerales críticos han presentado oportunidades sustanciales a corto y mediano plazo para los sectores de energía y minería. Sin embargo, se espera que los participantes del mercado enfrenten desafíos importantes en 2024, dadas las elevadas tasas de interés y la desaceleración del crecimiento económico (3).

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) define la seguridad energética como la disponibilidad ininterrumpida de fuentes de energía a un precio asequible. La seguridad energética tiene muchos aspectos: la seguridad energética a largo plazo se refiere principalmente a inversiones oportunas para suministrar energía de acuerdo con la evolución económica y las necesidades medioambientales. Por otro lado, la seguridad energética a corto plazo se centra en la capacidad del sistema energético para reaccionar rápidamente ante cambios repentinos en el equilibrio entre oferta y demanda (4).

La diversificación de las fuentes de energía es clave para reducir la vulnerabilidad de los sistemas energéticos y garantizar un suministro más seguro y estable. Esto implica no depender en exceso de una sola fuente de energía, sino promover un sistema energético equilibrado que incluya fuentes renovables, como la energía solar, eólica, hidroeléctrica y biomasa, junto con fuentes tradicionales como el gas natural y el petróleo (5).

Además, mejorar la eficiencia energética en todos los sectores de la economía es fundamental para reducir la demanda de energía y minimizar la exposición a los riesgos asociados con la volatilidad de los precios y la escasez de suministro. La adopción de medidas para aumentar la eficiencia energética en edificios, transporte, industria y agricultura no solo contribuye a mejorar la seguridad energética, sino que también tiene beneficios ambientales al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover la sostenibilidad (5).

Otro aspecto clave en la estrategia de seguridad energética es la promoción de la investigación y el desarrollo de tecnologías energéticas innovadoras que puedan contribuir a la diversificación de las fuentes de energía. La inversión en energías limpias y tecnologías de almacenamiento de energía, como baterías y sistemas de almacenamiento térmico, puede jugar un papel crucial en la transición hacia un sistema energético más sostenible y seguro (6).

La cooperación internacional en materia de seguridad energética también es esencial para abordar los desafíos globales relacionados con el suministro de energía y la mitigación de los riesgos geopolíticos. La colaboración entre países en la diversificación de las rutas y fuentes de energía, el intercambio de información y mejores prácticas, y la coordinación en caso de crisis energéticas son aspectos clave para fortalecer la seguridad energética a nivel mundial (6).

La transición energética hacia fuentes renovables es un desafío crucial que enfrenta Colombia en la actualidad. Este proceso implica no solo un cambio en la matriz energética del país, sino también un compromiso con la seguridad energética para garantizar un suministro confiable y estable de energía. La transición y la seguridad energéticas son términos complementarios que deben abordarse de manera conjunta para hacer frente a los desafíos que puedan surgir cuando la demanda de energía supera la capacidad de producción de fuentes renovables (7).

El plan del gobierno colombiano para abordar la transición energética debe ser integral y coherente, con acuerdos sociales sólidos que involucren a todos los actores relevantes en el proceso. Es necesario establecer políticas y mecanismos que promuevan la inversión en energías renovables y fomenten la eficiencia energética, al tiempo que se garantiza un suministro real y efectivo de energía para cubrir la demanda creciente del país (7).

Para lograr una transición energética exitosa, es crucial encontrar un equilibrio entre las fuentes de energía renovable y las fuentes de respaldo, como el gas natural y los combustibles fósiles. Estas últimas pueden desempeñar un papel importante como complemento a las energías renovables, especialmente en momentos de alta demanda o cuando las condiciones climáticas no son favorables para la generación de energía limpia (8).

Por esto, la transición hacia fuentes de energía más sostenibles no implica necesariamente sacrificar la seguridad energética. En este sentido, el gas natural desempeña un papel crucial debido a varias razones fundamentales. En primer lugar, el gas natural es considerado como una fuente de energía de bajas emisiones, lo que lo convierte en una alternativa más limpia en comparación con otros combustibles fósiles. Esta característica es esencial para reducir la huella ambiental y cumplir con los compromisos internacionales en materia de cambio climático (9).

Además, el gas natural se destaca por ser una de las opciones más económicas dentro de la canasta energética en Colombia. Su relativa accesibilidad y costo competitivo lo convierten en una alternativa atractiva para garantizar un suministro energético estable y asequible para la población. Esta cualidad es especialmente relevante en un contexto donde la eficiencia económica juega un papel crucial en la toma de decisiones en materia energética (9).

En conclusión, la reciente reevaluación de la seguridad energética por parte de muchos gobiernos en respuesta a los desafíos actuales destaca la importancia de adoptar una visión integral y proactiva en la gestión de los sistemas energéticos. La diversificación de fuentes, la mejora de la eficiencia, la promoción de tecnologías innovadoras y la cooperación internacional son elementos clave para fortalecer la seguridad energética y garantizar un suministro de energía seguro, sostenible y asequible para las generaciones presentes y futuras.

Es importante destacar que la transición energética no debe implicar un cambio abrupto o drástico en la matriz energética, ya que esto podría afectar la estabilidad del suministro de energía y tener consecuencias negativas para la economía y la sociedad en su conjunto. Es necesario un enfoque gradual y planificado que permita una transición suave y ordenada hacia un sistema energético más sostenible y resiliente.

Fuentes:

  1. https://www.spglobal.com/en/enterprise/geopolitical-risk/global-energy-security/#2024-energy-transition-industry-outlook
  2. https://www.irena.org/News/pressreleases/2024/Apr/Transition-to-Renewables-Calls-for-New-Approach-to-Energy-Security
  3. https://www.energyunited.ca/insights-articles/global-energy-security
  4. https://www.iea.org/about/emergency-response-and-energy-security
  5. https://www.twobirds.com/en/insights/2024/global/energy-outlook-2024
  6. https://www.researchandmarkets.com/reports/5669277/global-energy-security-market-2023-2028
  7. https://amchamcolombia.co/business-mail/edicion-187-sostenibilidad-transicion-energetica-2023/seguridad-energetica-en-la-transicion-energetica/
  8. https://www.portafolio.co/opinion/camilo-sanchez-1/seguridad-energetica-en-peligro-en-colombia-596919
  9. https://www.larepublica.co/economia/la-transicion-no-puede-sacrificar-la-seguridad-energetica-asi-el-gas-natural-es-clave-3837271

 

 

Etiquetas
Compartir este artículo

Publicado por Mario Zamora S.

Ing. Petróleos, Executive MBA. Empresario, Investigador, Consultor, más de 20 años en la industria petrolera. Director de Multinacionales Energéticas en USA, Colombia y Centroamérica. Chairman SPE Colombia (2015-16) y Secretario de JD ACIPET (2007-14)

Noticias relacionadas